sábado, 19 de diciembre de 2015

La fragilidad de la creatividad

Acuñé esta entrada con este sugerente título, porque mientras estaba pensando en cuestiones trascendentales en mi isla, me di cuenta que la creatividad se puede estimular (y mucho), pero a la vez puede también desaparecer y desvanecerse sino se desarrolla (esto daría lugar a muchas entradas explicativas). A raíz de un artículo que leí en la revista Genius -de reciente edición- en relación al neuroticismo y su relación con la creatividad,  la lectura del mismo hizo que me sintiera bastante identificado con lo que se exponía. El artículo de opinión publicado en “Trends in Cognitive Sciences”, apunta que pensar mucho está relacionado con la inteligencia y el ser creativo. La creatividad es algo que se desarrolla a medida que evoluciona el pensamiento del ser humano. Supongo que hay genes que están relacionados con tener la tendencia a ser originalmente creativo, pero lo que está claro, es que la vida vida es orgánica y creativa, tal y como dijo en un programa conocido de ciencia, Redes, el experto en desarrollo de la creatividad: Ken Robinson. La facilidad de desarrollar la creatividad está relacionada con el entorno en el que estés: un ambiente en la niñez lleno de amor y paz, hará que el niño tenga la tendencia a disfrutar del juego y de su infancia.