viernes, 19 de agosto de 2016

La "locura" y una sociedad desigual

Mi humilde blog expresa lo que experimenta mi mente, en definitiva, lo que vivo a través de la óptica de mi mente, la de mis cinco sentidos. Hay escritas algunas entradas en mi blog, y algunas veces reflejan mi estado emocional, o, simplemente experiencias vividas felices. Hoy, en esta entrada voy hablar de la locura; y, es que, me he topado en varias ocasiones—contadas—, con seres humanos, personas, algunos los llamarían individuos, o simplemente "mira aquél loco". Y, es que me he topado con personas que tienen una probabilidad alta de padecer un trastorno mental. He observado en varias ocasiones en uno de ellos que "no mira" a la cara de las personas, que incluso habla consigo mismo, y que más bien por el aspecto parece un indigente. He visto a este "loco" deambular en un transporte público conocido recorriendo de un lado a otro del transporte vehicular sin saber qué intención tiene entre manos. He observado su comportamiento, pero es totalmente inofensivo, porque en las ocasiones en los que he coincido con él, en ninguna ocasión ha tenido encontronazos con otras personas "sanas" o como etiquetan los individuos a las personas sanas: neurotípicas. Este individuo que tendrá nombre, coincidí hace poco con él en un transporte vehicular, y yo tenía la intención de decirle un "Hola, cómo te llaman?"; ¿por qué nadie habla con él? ¿Tuvo amigos alguna vez? ¿Por qué habla consigo mismo? ¿Ninguna institución sanitaria ni social ni ninguna ONG es capaz de solucionar su problema social y mental? ¿Me pregunto, por qué si hay instituciones sociales, la misma sociedad no pone soluciones reales a una sociedad cada vez más enferma de miedo y que tiende a la neurosis? Este hombre pienso que no tiene la culpa de haber acabado vagando sin rumbo en la vida por culpa del sistema que hemos creado para llegar al Estado Bienestar que ansía toda sociedad civilizada. El hombre no tiene culpa de haber acabado en la calle, y que sus ojos reflejen la hecatombe social de una sociedad desigual. A veces me pregunto cómo hay organizaciones sociales sin fines de lucro que no son capaces de solucionar los problemas sociales más evidentes como el de este "loco". ¿Por qué lo llaman "loco"? En lugar de llamarlo por su nombre. En geografía me enseñaron a llamar a las cosas por su nombre, lo que no se nombra, se olvida, y lo que se olvida, no existe. Vivimos en una sociedad marcada por el individualismo en la que el concepto de ayudar está distorsionado. En ocasiones, veo a turistas que no preguntan absolutamente nada para orientarse para llegar a un lugar en concreto. Son seres humanos—los turistas—con mentalidad "fría". La sociedad se han ido deshumanizando con el paso de los años, ¡falta más espíritu de humanidad!; no podemos pretender que nos ayuden, si nosotros no ayudamos al prójimo. El hombre de este post no está en paz, quizás le falta "que le echen un cable" para reordenar su vida y sus ideas. Hay personas que son capaces de ver los detalles de la vida real, y aunque sea una anécdota lo que les cuento, hay personas que tienen una vida normalizada—trabajo, pareja, familia—y estas personas indigentes son la "peste bubónica andante". Una aberración, la verdad. Actualmente, estamos en un punto de la historia de la humanidad en que la gente dice "¡Sálvese quién pueda!", haciendo alusión a conseguir una estabilidad económica para vivir dignamente. Las personas que no están tratadas por instituciones sanitarias, viven en un continuo mar de incertidumbre. Sus vidas penden de un hilo porque no llevan el control de sus vidas, y no son capaces de resolver sus problemas de naturaleza mental. En otras ocasiones, he observado a otros individuos que viven en la misma situación del hombre del que les he estado hablando en este escrito. La enfermedad mental es de las más poderosas en el control de la autonomía de las personas que la padecen. El hombre de este escrito tiene su historia, tengo fe que algún día se resuelva su problema social, y que más personas como él que viven en la calle, dejen de estarlo para que se integren en la sociedad. La locura no es más que un concepto relativo y subjetivo, no es más que la definición de una anomalía o "anormalidad" en la conducta o la comunicación verbal y no-verbal de algunas personas. Todo hombre de bien tiene una historia, y las personas con algún problema de salud también la tienen. Hagamos entre todos que crezca el amor a los demás y dejemos de lado los rencores del pasado. La hipocresía está en muchos rincones de los sustratos sociales que menos necesitan ayuda social .. Ayudar significa dar voz al inocente, ¿por qué no ayudar o preguntar a personas que lo necesitan con un "Hola, ¿como estás?"? 




Créditos de fotos: pixabay